Webretail en las redes

Novedades
ANáLISIS | 07/12/2017

Capitalismo compartido

Las empresas deben conseguir la "licencia para operar" de los consumidores. Referentes del sector automotor, del consumo masivo y de las bebidas contaron cómo las compañías enfrentan las nuevas demandas de sus clientes.

La reconversión de los procesos de las compañías y el rol del Estado a la hora de incentivar prácticas sustentables y asegurarse de que se cumplan los requisitos medioambientales fueron ejes de discusión del panel integrado por Miguel Kozuszok, presidente de Unilever para Latinoamérica; Juan Bautista Filgueira Risso, presidente de la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad (APRA); Mariano Perotti, director general de Aguas Danone; y Daniel Herrero, presidente de Toyota. Estuvo moderado por José Del Rio, secretario general de Redacción del diario La Nación.

Kozuszok es el líder regional de una multinacional cuyo CEO a nivel global es un referente de la sustentabilidad en el mundo de los negocios. Se trata de Paul Polman, cuya estrategia en la compañía se enfocó en duplicar el volumen de sus negocios y reducir la huella ambiental al mismo tiempo. El ejecutivo argentino describió la situación de la filial local: "Hay algunas unidades que están yendo muy bien y otras que deberíamos desarrollar, como el reciclado de material de impacto".

Explicó que hoy es reciclable el 70% de los envases, pero sólo se recicla el 40%, y que Unilever intenta estimular la recuperación de materiales. Sin embargo, para alcanzar mayor escala y evitar que más plástico termine en relleno sanitario, afirmó que hace falta el compromiso del Gobierno, la sociedad y las compañías para generar infraestructura. "La economía circular es lo que me permitió volver a enamorarme del capitalismo", dijo en referencia al modelo económico que se aleja del "usar y tirar" y se acerca al "reusar, reducir y reutilizar". Y describió: "El antiguo capitalismo buscaba conquistar las voluntades de los consumidores y se fijaba más en el diseño, con lo que creó algunos procesos que no fueron óptimos para el medio ambiente. Además, ese modelo se construyó con buenas intenciones, pero creyendo que los recursos eran ilimitados".

Explicó que, en el "capitalismo compartido", el modelo que está emergiendo, las compañías deben conseguir la "licencia para operar", que no viene del Gobierno, sino de los consumidores. "Las redes sociales exigen a las compañías que tengan un rol distinto. No hay otro modelo fuera del capitalismo, pero creo que este nuevo esquema puede agregar valor para todos. El planeta no se acabará nunca, lo que se acabará son las especies que viven en él, como los humanos. Necesitamos pensar en las nuevas generaciones", advirtió.

En tanto, el ejecutivo dijo que los consumidores no están "nada dispuestos" a pagar más por un producto sustentable y que eso está bien, porque "es una obligación de la compañía", lo debe resolver ella misma y "no pasárselo al siguiente". Agregó: "La sustentabilidad es un buen negocio que reduce costos: uno puede ser más sustentable y más efectivo. Si me sale más caro, el problema es mío y algo está mal hecho". Citó como ejemplo los desodorantes comprimidos, que tienen un 30% menos de aerosol pero cuestan igual que los tradicionales. "Pedirle a la gente que pague por algo que es responsabilidad nuestra es un error", insistió.

En la industria automotriz, la sustentabilidad tiene varias facetas: producción, uso y disposición final de los vehículos. Sobre este último punto, Herrero explicó que en Japón hay muchas piezas de unidades nuevas hechas con partes recicladas y que actualmente en la Argentina la compañía se encuentra en trámites para que se pague el fee del reciclado en el momento de la compra, para que Toyota se haga cargo de esos vehículos cuando se termina su vida útil. Además de autos híbridos, Herrero se refirió a las unidades que utilizan hidrógeno como combustible, ejemplares que ya se ven en Japón. Advirtió que para que existan en la Argentina primero debe adaptarse la infraestructura.

Por otro lado, explicó los cambios de tendencia en uso y, para eso, utilizó nuevamente el ejemplo del país asiático. Allí existe el modelo de "ciudad inteligente" en varias metrópolis en las que hay "anillos" en los alrededores de la ciudad donde se pueden alquilar autos, se usan durante el día o por hora, y además no contaminan porque son eléctricos. "La Argentina puede ir a eso. Las compañías podemos asociarnos con el Gobierno para generar ese cambio, que puede ser muy fuerte", dijo.

Los cambios en los procesos de producción llevaron a Danone a convertirse en una "Empresa B", una certificación que indica que las compañías que la reciben están comprometidas con la sociedad y el medio ambiente en el que se desarrollan. Son firmas que desean generar un cambio más allá del rédito económico y que consideran en sus decisiones a todos sus stakeholders: trabajadores, inversores y consumidores. La compañía comenzó a medir su impacto en sustentabilidad y sus ejecutivos se dieron cuenta de que estaban muy cerca de la certificación. Tras cuatro años de un proceso de ordenamiento, recibió el sello a mediados de este año. "Es una vuelta de tuerca, es una mirada de un capitalismo más integrador y de largo plazo", expresó Perotti.

"La fortaleza de la multinacional está en el consumidor", aseguró, y explicó que las marcas de Aguas Danone intentan traer un beneficio a la comunidad. En el caso de Villavicencio, se trabaja con recuperadores urbanos para que las botellas sean 100% recicladas. En tanto, Villa del Sur trabaja en un proceso de conservación de agua en el río Chubut. "El proceso de convertirse en una Empresa B te obliga a repensar la energía, los desechos, la emisión de carbono y a mirar a toda la cadena e involucrarla", detalló.

Finalmente, Filgueira Risso se refirió a su trabajo en la Agencia de Protección Ambiental de la Ciudad. En primer lugar, explicó que el Estado históricamente actuó sin pensar en sustentabilidad, y que la prueba de eso son las inundaciones en ciudades de países desarrollados. Así como hay una demanda de los consumidores para productos más sustentables, también hay una de los ciudadanos para que los gobiernos piensen mejor su accionar, dijo. Si bien afirmó que hay mucho de su trabajo que se hace en términos de cooperación con las empresas, también hay otra parte de control. "Si una compañía vuelca residuos al Riachuelo, las externalidades las paga el Estado -explicó-. Las políticas de control son esenciales, porque queremos que todas las organizaciones hagan todo bien, pero en otros casos no nos queda otra porque no se cumple con las reglamentaciones".

Fuente: La Nación



//Notas relacionadas

Novedades
Trenque Lauquen

Gran aceptación de la tarjeta Argenta

Hay una gran variedad de rubros que han adherido a la iniciativa. El programa de créditos para jubilados y pensionados nacionales Argenta, que es financiado con recursos del Fondo de Garantía de Sustentabilidad (FGS) de ANSES, se encuentra en...
Novedades
Seminario matutino

El IAE capacita en el ENR

“Manejo de gestión en las cadenas retailers” es el tema que desarrollarán profesores del IAE Business School en el Seminario Matutino arancelado del 12º encuentro nacional retailer.
Internacionales
Perú

Llegaron nuevas bebidas de temporada a Starbucks

Starbucks siempre innova y deleita a su público de Chimbote, Perú, es por eso que para la temporada de verano trae una selecta carta de bebidas exclusivas y deliciosas que no se puede perder.

//Seguinos en twitter